Juvetud e inversión ¿Cómo manejar el dinero?

Para quienes aún estamos entre los veinte y los treinta años de edad, tomar decisiones sobre cómo invertir nuestro dinero no es la cosa más fácil del mundo. Tendemos a quitar importancia a los beneficios que a largo plazo tienen los objetos o experiencia que compramos y damos más importancia a la inmediatez. A diferencia de otros grupos generacionales que no dudan en comprar una cerradura inteligente para sus hogares, por ejemplo, a nosotros se complica invertir nuestro dinero.

 

Estoy segura que al igual que yo has invertido parte de tu salario en objetos que ahora te parecen frívolos, como en esos zapatos caros que usaste por un par de meses y luego regalaste porque te dejaron de gustar. O Bien en ese set de lentes de realidad virtual que usas una vez cada tres meses -como le pasó a mi novio-.

 

Recientemente aprendí que tener un plan para nuestro dinero nos puede realmente llevar a la libertad económica que tanto anhelamos. Con un plan con metas mensuales o semestrales si nos viene mejor, podemos llegar a invertir en algo realmente nuestro. Con esto en mente podemos alcanzar sueños que hemos tenido como viajar por el sureste asiático por un período o bien dar los primeros pasos de tu emprendimiento mientras no dependes más de un empleo de nueve a cinco. 

 

Mi historia con el dinero

 

Cuando me decidí a renunciar a mi trabajo com editora de una pequeña revista mensual, lo hice porque estaba aburrida con mi rutina y porque muy en el fondo sabía que la vida tenía mucho más que ofrecerme. Cambie el perderme las luz del día a encontrar disciplina e invertir mi tiempo y mis ahorros en mi propio emprendimiento. Pero para lograrlo tuve que aprender muchas cosas en el camino. 

 

La primera de ellas es asignarle a mi día a día una meta en específico. Es tan sencillo y complejo como despertar con una intención y programar nuestra mente a ir detrás de esa intención hasta alcanzarla. Luego aprendí a distribuir mi dinero de la manera más eficiente posible y a preguntarme antes de comprar cualquier cosa si de verdad quiero o necesito ese producto o servicio. Esto hace las cosas más sencillas porque te aseguro que determinan la pauta para saber dónde y en qué momento invertir tus ingresos. 

 

Aunque suene paradójico, darte regalos de vez en cuando es fundamental, porque eso mantendrá tus metas claras mientras disfrutas de la vida de manera más consciente.Si por ejemplo piensas en regarle un fin de semana cerca de la playa o hacer un viaje por carretera para despejar la mente y llenarte de endorfinas, pues deberías hacerlo.

 

Al tomar decisiones conscientes, estarás invirtiendo tu dinero en experiencias que no solo llenarán tu vida de sonrisas, sino que te darán el empujón o el recordatorio necesario para saber que lo que estás haciendo es para construir una vida mucho más feliz y plena. A la fecha, soy dueña de mi propio apartamento permacene ultra seguro cada que decido irme de mini vacaciones en coche.